Alcohol y cirugía



La cirugía estética no se mezcla con el alcohol

Alcohol y cirugía

Anoche una paciente me llamó a las 11.30 (después de mi hora de acostarse) para preguntarme si podía tomar una cerveza. Se estaba recuperando de una cirugía de agrandamiento de senos, levantamiento de glúteos brasileño y mini abdominoplastia. El procedimiento de cirugía plástica cosmética fue hace diez días.

Yo estaba inicialmente un poco mosca. Después de todo, había llamado a la línea de emergencia; Una línea reservada para emergencias médicas verdaderas. ¡Al principio pensé en decirle NO! ¡Nada de cerveza! Pero luego me di cuenta de que podría haber sido una cerveza de emergencia que realmente necesitaba y por lo que le dije adelante y métela entre pecho y espalda!

Las complicaciones de la cirugía plástica se producen sobre todo por tasas conocidas de infección, sangrado, etc. Es importante, sin embargo, no aumentar sus posibilidades de tener una complicación por los factores limitantes que retrasan su curación o dar problemas postoperatorios de recuperación. ¡El alcohol causa problemas en este período!

Alcohol y cirugía estética

El momento en que un paciente puede comenzar a beber alcohol después de la cirugía plástica cosmética dependerá de una serie de factores. El factor básico es que el alcohol tiene una serie de efectos que pueden alterar los resultados postoperatorios de un paciente estético.

Alcohol como vasodilatador de la piel

Vasodilatación significa la apertura de los vasos sanguíneos. Tú puedes recordar esas mejillas rubicundas que consigues cuando has tenido algunas copas de más. Ya sabes, las mejillas rojas junto con una sensación de calor, discurso arrastrado y bromas malas.

Los vasos de la piel se abrirán para permitir que más sangre entre en ellos y robar el volumen de sangre de los órganos vitales. Ya estás deshidratado por la cirugía y con más pérdida de líquido de las áreas que lo necesitan: -cerebro y corazón- que sólo sentirás la cabeza ligera, náuseas y peor.

Alcohol como depresor del sistema nervioso

El alcohol afecta nuestros cerebros deprimiendo nuestro sistema nervioso central.

Inicialmente esto significa disminuir nuestras inhibiciones psicológicas y nos afloja. También alivia nuestra tasa de respiración y la derriba. Si está tomando narcóticos para el control del dolor, también disminuyen su frecuencia respiratoria. ¡El efecto aditivo puede significar que dejas de respirar! No es bueno para una cirugía estética de recuperación.

Alcohol aumenta el vómito

Otro efecto del alcohol es aumentar la sensibilidad de nuestro cerebro a los estímulos nocivos y hacer que sea más fácil para nosotros vomitar. No es bueno si ha tenido algún tipo de cirugía estética. La anestesia ya habrá bajado el umbral de vómito.

Con una abdominoplastia los vómitos serán muy dolorosos cuando los músculos del estómago se contraigan. Con un estiramiento facial, el aumento de la presión arterial que se produce con el vómito puede conducir a sangrado.

El alcohol como diurético

El alcohol también tiene el efecto de aumentar la tasa de formación de orina (aumenta tu pis) y como tal puede conducir a la deshidratación. Es por eso que cuando tienes una resaca tienes un dolor de cabeza. La deshidratación hace que el líquido salga del área alrededor de tu cerebro (líquido cefalorraquídeo) lo que lleva a dolor de cabeza. Si ya estás deshidratado por la cirugía, el aumento de la deshidratación sólo te hará sentir peor.

Puedes pensar que exagero, que el alcohol te permitirá relajarte después de tu cirugía plástica estética y tal vez sea así si se toma con moderación. Sin embargo, será mejor tomar un Valium para disminuir tu ansiedad y evitar todos los efectos secundarios derivados de mezclar alcohol y cirugía. También beber mucha … agua!